martes, 2 de diciembre de 2008

20 de Abril

Me saludó sonriendo.
- Hoy te voy a enseñar el mirador.
Subimos callejeando y de la mano. Confieso que estaba un poco nerviosa.
Tras un ratito caminando llegamos a un parquecillo con una plazoleta, una pequeña cuesta y al final una barandilla de hierro.
Al otro lado, MADRID

El viento despeinaba mi pelo a su antojo.
Él me rodeó con sus brazos por la cintura y me besó en la mejilla.
Sonreí y sentí el frescor de la tarde.
- ¿Te gusta?
Me dí la vuelta para mirarle a los ojos, siempre tan verdes...
- Me encanta.
Me sonrió de nuevo y me besó.
- Te quiero.

¿Cómo me iba a querer?
... Increiblemente, era verdad.


(FoTo: Yo , Edimburgo 07)

5 comentarios:

luna dijo...

Que imagen tan bonita Marta.
El color es precioso.
Es el color del poema.

Paula dijo...

Gran bufanda expandida por el viento escocés, gran lugar, gran vida...

Linkshändig dijo...

Increíblemente... era verdad.

TE AMO!!

Guille dijo...

Joe, que imagen, es preciosa.

Si soy Guille el de "el mundo es un pañuelo". Menudos mocos estamos hechos

Marta dijo...

Bueno todos te han dicho ya que la foto es preciosa así que yo paso de decirtelo porque a ver si te vas a creer aquí que eres la hostia o algo así.

Sí, yo creo que le gusto (a Pablo Motos), pero está mal porque le dije que me quedaba contigo...ya sabes, lo de siempre.

Por cierto, ¡el 19 cena!