miércoles, 28 de enero de 2009

Autobus linea 7

Hoy soy yo la que piensa en ti.
Tu movil está apagado y me recuerda que no puedo tenerte cuando yo quiero.
Y cuando yo quiero es siempre, porque contigo la vida es eterna en 5 minutos.
Los 5 minutos...
... de la estación a tu casa con el corazón en un puño, en uno de mis puños cerrados.
Y yo casi corriendo, o más bien correteando como las niñas pequeñas.
Como dices que soy... y ojala fuera como tú me ves. Alegre, sonriendo. Como si fuera la primavera, no soy tanto.
Te echo de menos más que a las gominolas de azucar y a las palomitas sabor mantequilla.
Y me conformo con las migajas de esa estupido ojo que te mira encendido en la parte superior de la maldita y fria tecnología por la que no te veo sonreir.
Pero, ¿dónde está la tecnología si la necesitas?
Tu movil sigue apagado y yo casi voy a llegar a mi destino:
Un día más sin tí.

martes, 27 de enero de 2009

Mirando las estrellas.

Orion brillaba anoche sobre el IES. Antonio Machado (antigua Universidad Laboral).
Tres estrellas alineadas que como reyes de oriente siguen a Sirio, más brillante y baja que las otras 3.
- Nunca me ha gustado Orión.
- ¿Por qué? Es muy bonita.
- Siempre ha estado ahí cuando me han pasado cosas malas. Cuando murió mi abuelo, cuando ella me dejó... Me gusta mucho más Escorpio que le ganó.
- ¿Le ganó?
- Cuentan que Orión era un gigante que paseaba con sus perros, que son otras constelaciones que no se ven ahora por la luz. Iba Orión con sus perros paseando por el bosque y trató de poseer a una ninfa. Entre tú y yo, violarla.
- Entiendo.
- Pues la ninfa por supuesto no se dejó y pidió ayuda a los seres del bosque. Entonces Escorpio le ayudó. En agradecimiento ella le elevó al cielo convirtiendolo en constelación.
Como los escorpiones, Escorpio sólo es visible en primavera y verano. Orión, por ser gigante también llegó al cielo, pero tiene miedo a Escorpio, por eso sólo es visible en invierno y en verano de madrugada, cuando Escorpio ya no está.
- Vaya...
- Además hay una cosa, y es que la estrella central de Escorpio es una Gigante Roja y parpadea en rojo.
- Es el latido del corazón.
- Sí, incluso a veces Marte se alinea con ella y se ve un punto rojo fijo. A esto se le llama Antares.
- ¡Qué bonito! Sí, a mi también me gusta más Escorpio.
- Mira, ya no se ve Sirio.
- Ya. Oye ¿y esa qué estrella es?

...

(Foto: Constelación Escorpio)

viernes, 23 de enero de 2009

Simplifica


Hay hombres que luchan un día y son buenos.

Hay otros que luchan un año y son mejores.

Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos, pero hay los que luchan toda la vida.

Esos son los imprescindibles.

Berthol Bresch.

martes, 20 de enero de 2009

Seda


Era, por lo demás, uno de esos hombres que prefieren asistir a su propia vida y consideran improcedente cualquier aspiración a vivirla

de: Seda - Alessandro Baricco.

domingo, 18 de enero de 2009

Noche Toledana.

- Dejarás de quererme.
- ¿Por qué iba a hacer eso?
Las lágrimas le corrían por el rostro mientras ella se las secaba con sus besos, en la oscuridad.
- Promete no olvidarte de mí.
- Lo prometo.
Cálida noche de verano castellano, temperatura perfecta para dormir en la ventana de tan peculiar morada y observar la maravilla histórica iluminada en la lejanía.
Sonaba Nicola Matteis, maravilla del barroco.
Es increible, aún no me he olvidado.

Diverse bizzarie sopra la vecchia sarabanda o pur ciaccona - Nicola Matteis:

sábado, 17 de enero de 2009

Wind


El increible momento en el que el momento no existe.
Sólo existe el O2xígeno que respiras entre alergias.
Camino de maíz o hangar.
Te cho de menos AMApola.


No necesitas nada ni a nadie para pisar la escarcha.
Quítate el jersey y siente el frio.
O2xígeno congelándote por dentro.
Te echo de menos AMApola.



WIND-Akeboshi:
http://www.goear.com/listen.php?v=6435c4e

viernes, 16 de enero de 2009

La vida eterna.

Nosotros,
flotando siempre eternos
como hojas en el agua.
Nosotros,
unidos y fluyendo.
Tú y yo solos entre mil.

Nosotros,
colgados en el aire,
rozando lo perfecto.
Nosotros,
sintiendo lo impensable.
Muriéndonos por fin.

Nosotros,
mirándonos los ojos,
sin poder casi hablar.
Nosotros,
bebiendo nuestros cuerpos,
viviendo por amar.
______________________


Venus in Furs - The Velvet Underground:

Días UAH

La monótona voz de la profesora que, en la pizarra, repasa movimientos rectilineos que a nadie importan por la falsedad y monotonía de una linea recta.
Los alumnos que buscan curvas entre los rectos cuadros azules de las hojas de cuaderno, dejando correr la tinta por la maravillosa estructura, la magia de la capilaridad.
Y sólo él mira por la ventana y se siente sólo porque nadie le escucha hoy. Y tiene ganas de gritar:
-¡Muchacha! El cielo es naranja y morado- y que alguien a su lado vuelva la cabeza y capture el cielo para siempre.
Que alguien capture al cielo para preguntarse el porqué.
Que alguien capture el cielo, simplemente, para admirar su belleza.
A Ángel Luis.

miércoles, 14 de enero de 2009

El camino


Hoy he pasado por las ''últimas'' calles.
Ya no son las últimas.

Ya no correremos más por los campos de malahierba.
La noche no nos cogerá con el chirriante ruido de las ruedas.
El barro nos retendrá.

Ya no hay final, el final llegó hace tiempo.

Y ya no son las últimas.

lunes, 12 de enero de 2009

Palestina.

Por cada muro un lamento
en Jerusalén, la dorada.
Y mil vidas malgastadas
por cada mandamiento.


Yo soy polvo de tu viento
y aunque sangro de tu herida,
Y cada piedra querida
guarda mi amor más profundo,


No hay una piedra en el mundo
que valga lo que una vida.

Jorge Drexler

viernes, 9 de enero de 2009

El hombre que sabía a caramelos.

El señor y la señora Spoon
ambos del pueblo de WestFest,
se conocieron en la confitería
que regentaba el padre de él.

John Spoon, sonrisa de azucar,
para a sus padres ayudar,
trabajaba en el comercio
con alegría peculiar.

Y a la joven Lilli Pop
sabía encandilar
con ensaimadas que John
daba para desayunar.

Lilli pasaba en la tienda
mañanas de desayuno,
meriendas, postres, cafés
y cenas de horario nocturno.

Y fue en una dulce noche
sobre nata, fresas y azucar glass,
entre birutas y bariloche
donde fue concevido Frank.

Durante el embarazo
los antojos fueron constantes,
salvados con tazas de té
o chocolate al instante.

Y un día soleado
por fin nació el joven Frank.
El peso y la talla del niño
fueron del todo normal.

Sin embargo el doctor extrañado
contundente sentenció:
- No me lo explico, pero este niño
en almibar se creó.

- Disculpe doctor,
¿me podría explicar
si esto afectará a mi niño
de forma peculiar?

- La verdad, no tengo idea alguna,
es el primer caso que encuentro
de traer al mundo un niño
en celofán envuelto.

El joven Frank Spoon
jugaba con piruletas,
se criaba sano y fuerte
y sin ninguna rabieta.

Pues ¿qué niño pequeño
podría romper a llorar,
si hasta sus propias manitas
eran un dulce manjar?

Y así creció nuestro niño
y llegó a ser mayor
un hombre del que las chicas
decían que era un bombón.

Frank, un hombre muy amado
dulce como algodón,
simpático y sonriente
galletita de sabor.

Con sus brazos y piernas
espirales de color
dulces de caramelo
como un rico bastón,

alimentaba a los niños
a los que siempre admiró
por comer las golosinas
con infinito primor.

Y poco a poco Frank Spoon
delgadito se quedó
En un palo de madera
flacucho, fino y chupón.

Pues todos los niños saben
que al acabar el sabor
en medio de los caramelos
hay un palo sin color.

Pero Frank por hacer felices
a la gente de WestFest
sacrificó su dulzura
y sonriente se fué.


*Deivid, va por tí.