domingo, 21 de marzo de 2010

One hundredth of a second

He estado buscando una foto que vi en portada de El País hace unos días, pero no la encuentro. Era una foto de una trinchera en la guerra, ya no sé si de Afganistan, de irak... En la foto salían un soldado estadounidense y un padre y un hijo civiles. Era curioso como en pleno tiroteo el soldado estaba gritando a sus compañeros, mientras que el padre se agazapaba protegiendo a su hijo.

La estuve mirando porque pensé que seguramente ese soldado también tendría un hijo en EEUU.
Luego pensé en el fotógrafo y en su actitud: no gritaba a sus compañeros, pero tampoco se cubría. Me parecío un trabajo honorable.

Entonces me acordé de este corto. Podría poner que la gente sensible no lo viera, pero todo lo que sale es reflejo de la realidad, así que os invito a verlo. Al fin y al cabo, la culpa no la tienen las imágenes, sino el mundo en el que se toman y ese mundo es muy real:

1 comentario:

Linkshändiger dijo...

Da que pensar. Un mundo horrible. Pero, al fin y al cabo, que debe ser retratado por personas que la lleven a concursos.

La morbosidad del mundo es constante.

Bonito cáncer el que somos...

Te amo, preciosa.
Fantástico el corto.