lunes, 22 de noviembre de 2010

Van Morrison, el león de Belfast

Yo creo que esto le pasa a todo el mundo: hay música, hay álbumes, hay artistas que te sirven para todos los momentos. Para cuando te sientes mejor, peor, sólo, acompañado...para todas las épocas.
Hay artistas a los que puedes considerar parte de tu BSO.

Te pasas una época experimentando, buscando nuevos sonidos, buscando la innovación y cuando te quedas sin nada nuevo te preguntas "¿qué me pongo?" y ahí están esos imprescindibles que nunca te fallan. Y es como si los volvieras a escuchar por primera vez.
Para mi eso es Van Morrison. Cuando tenía 12 años decía que era mi cantante favorito y recuerdo escucharlo por las tarde es mi casa, mientras hacía los deberes o pintaba... Recuerdo escucharlo mucho mucho en el coche de mi padre, cuando volvíamos los domingos cansados y llenos de barro y hojas de andar por el monte, y atardecía mientras veía a mi hermana dormirse y yo escuchaba esa voz irlandesa a la que no entendía pero sentía como si conociese personalmente.

Un día oí que Van Morrison era un hombre arisco y con bastante mal genio, pero entonces me di cuenta de que no me importaba, pues yo no quería conocerle personalmente, sólo quería disfrutar se su música como se disfruta de un café o una película. ¿A quién le importa cómo fuera Hitchcock si lo que quieres es sentir el pánico en la ducha?

Van Morrison me ha acompañado toda mi vida en mejores o peores momentos y le debo mucho de lo que yo soy, porque en mi opinión lo que escuchas te moldea por dentro, se moldea lo que se toca y a mi Van Morrison me toca las entrañas.
Cómo dijo Fito "Oir canciones... esa es la mejor cultura"

Aquí os dejo a Van Morrison, en 2 etapas muy distintas de su vida:de joven con voz con ganas de comerse el mundo y de mayor, con el mundo en la barriga.

Slim Slow Slider de Astral Weeks el segundo album de Van Morrison, un trabajo de 1968 que realizó a la edad de 23 años.

Days like this, canción que da título a su álbum número 23 de 1995

No hay comentarios: