viernes, 17 de diciembre de 2010

Jazz en NYC

Hoy os traigo un par de recomendaciones en el terreno del jazz neoyorkino que oí ayer en Discopolis y que son realmente buenas.

La primera es Roland Vazquez, que con 6 álbumes a la espalda, acaba de lanzar un álbum titulado The Visitor, con un género jazz latino para chuparse los dedos:http://www.rolandvazquez.com/
Yo le he buscado por la fnac y no he encontrado nada de él, esto me ha entristecido mucho, como entendereis, aunque si lo quereis ya, ya, mirad en su página porque creo que dice algo de ITunes y CD Baby así que ...
.
.
.
.

La segunda recomendación que nos dió ayer José Miguel López fue
The Rodriguez Brothers, con un género bastante parecido al de Roland Vazquez, quizá con un corte algo más clásico y con más influencia de la linea melódica de la trompeta. También están sonando en salas neoyorkinas.
Pianista y trompetista, los hermanos Rodriguez se desenvuelven con soltura por los ritmos jazz y podeis escucharlo en su myspace:http://www.myspace.com/rodbrosmusic
Y buscando en la fnac si que he encontrado algún álbum suyo, eso si, hay que encargarlo.

Ale a escuchar jazz!!

sábado, 4 de diciembre de 2010

Controladores= Sinvergüenzas.



Situación vergonzosa, indignante e insultante de los controladores.
Una persona con ese sueldo no debería tener ni derecho a huelga, el que no esté deacuerdo con sus condiciones de trabajo, que se despida voluntariamente, total, con el sueldo de su último mes puede vivir más de un año.
Un trabajo estresante y de gran responsabilidad, dicen. ¿Y qué pasa con los médicos, enfermeras, químicos, farmaceuticos, ingenieros, servicios de aguas, de basuras, trabajadores del metro, autobus, tren, compañías de comunicación, agricultores, ganaderos...?¿No son tienen gran responsabilidad?
Los controladores deberían pagar todas las indemnizaciones: las de pasajeros, las pérdidas de las compañías aereas, deberían indemnizar al Estado por las pérdidas en todas las areas de turismo. Han manchado la imagen de un país con muchos problemas económicos y han agravado más aún estos. Además de destrozar sus planes a millones de personas, que a diferencia de ellos, tiene que ahorrar para poder viajar.
Solución: reducción drástica de sueldos, al paro todo y convocatoria de nuevas vacantes para esos puestos.
Ya lo hizo Reagan, y yo le aplaudo. La declaración del Estado de Emergencia es una de las pocas cosas que se le puede aplaudir en los últimos tiempos al Gobierno. Esperemos que no la caguen negociando con ellos.