sábado, 18 de junio de 2011

Amar la música.

Normalmente la gente no entiende cuando les digo que amo la música.
A lo que me refiero no es a escuchar una canción y divertirme. Y bailar y cantar o a pasarlo bien ni nada de eso. Eso sólo es una parte de todo lo que para mi significa la música. Cuando digo que la amo es porque lo que siento es amor, como el que puedes sentir por una persona.

Cuando digo que amo la música me refiero a lo que muy pocos entienden, a escuchar esos compases y sentir esa extraña felicidad interior, sentirte pleno, pleno por completo y feliz absolutamente. Una felicidad que te envuelve y te remueve el interior. Desear que esos compases, esa melodía, ese tema, esa felicidad y plenitud no acaben nunca y al mismo tiempo concentrarlo en un segundo. Sé que puede sonar algo erótico pero puede que mi amor por la música sea algo erótico al fin y al cabo.

Una vez escuché a alguien decir que la buena música es la que nos hace sentir nostalgia por lugares, por tiempos o por sentimientos que nunca hemos vivido. Puede que esa sea la clave del arte, ponernos los pelos de punta, hacernos sonreir, bailar o llorar, no de pena ni de alegría, sino de satisfacción, de bienestar.

No oigais música, escuchadla y dejad que os transpase, que os inunde. No os quedeis en la melodía, intentad seguir el camino de su discurso, de lo que esconde, de ese tira y a floja de tempo, de intensidad, de ritmo. Sentid la música, sereis mucho más felices.

Aquí os dejo algo para empezar a sentir en vez de oir:

lunes, 6 de junio de 2011

Boys Of The Hills - Música Celta en Alcalá de Henares

Se nubla el tiempo y vuelven las ganillas de música celta.
Bueno hoy os traigo algo de la tierra.

Ayer tarde tranquilamente paseaba por la Calle Mayor de Alcalá de Henares (ciudad que habito), en un típico paseo familiar de domingo y a lo lejos oí ¿música celta en la Calle Mayor?
Pues si, porque allí se habían puesto a tocar Boys Of The Hills con un sonido a pie de calle que creaba muy buenas expectativas hacia el álbum que decidí comprarles.



Multitud de instrumentos tan típicos de esta música como arpa irlandesa, gaitas de diferentes tipos, violín, flautas, acordeón, banjo, mandolina o percusión irlandesa; que hiceron las delicias de los presentes alucinados con la bailarina de Irish Dance.

Los niños daban palmas, bailaban y dificil era que continuaran con el paseo; los más mayores disfrutamos con su música sin poder evitar movernos al ritmo de una música tan cautivadora, y complicada de escuchar por estos lares así de cerca y adsequible.



Suelen tocar por Madrid donde ya tocaron con los mismisimos Chieftains. También tocan en el Temple Bar de La Garena en Alcalá de Henares y tocarón en la primera Noche en Blanco celebrada en dicha ciudad. Y ahora se preparan para viajar a la República Checa.

No les perdais de vista que van a dar que hablar.
Aquí teneis su web: www.boysofthehills.com
y su canal en youtube: www.youtube.com/boysofthehills