domingo, 8 de junio de 2014

Menos psicólogos y más blues.

Mucho se oye hablar en estos tiempos de psicologías, autoayudas, reiki, yoga, meditación y respiraciones que nos hagan la vida más armoniosa, calmada, y feliz. Que hay que evitar el dolor y el sufrimiento. 
Siento si ofendo a alguien pero he de expresar mi absoluto desprecio hacia este compendio de teorías de psicología emocional, que en mi opinión no hacen más que anestesiar nuestro alma humana, anestesiar lo que nos evidencia que seguimos vivos.

Entiéndase alma no como nada místico o religioso, sino como esos sentimientos y sensaciones profundos íntimos y personales que nos hacen ser quien somos cada uno. Esa materia inmaterial de la que se crea el arte. Porque, ¿qué es el arte sino alma volcada en un lienzo, un material o un instrumento?¿Qué es el blues sino el llanto de las guitarras? Evitar el dolor no sirve más que para no apreciar estar vivos. 

¿Y qué si estamos tristes, enfadados o dolidos? ¿Hemos de evitarlo? ¿Hemos de crear una coraza? Yo pido más blues.
Pues sin tristeza no habría blues, sin llanto no habría blues, sin sufrimiento no habría blues. Porque en ese momento jodido y personal, en esa tarde de domingo, en esa rayada mental que te come la cabeza todo puede pasar de la basura al vuelo con blues.



martes, 3 de junio de 2014

Michael Jackson - XScape

Un amigo me insistió en que escuchara lo último de Michael Jackson, refiriéndose a su álbum póstumo XScape. Hoy doy las gracias a ese amigo.

XScape se trata de un álbum de 2014 compuesto por 8 pistas que Michael grabó entre 1983 y 1999. Y que tiene la esencia del rey del pop mezclada con el sonido actual que ha tomado la música que Jackson solía hacer.
XScape es un trabajo de producción que supongo se habrá afrontado con muchísimo respeto porque, ¿quién osaría tocar la obra de Michael si no es para hacerla brillar? Por esa razón no puedo sino elogiar este atrevimiento y trabajo abrillantador, pues de las manos de Timbaland, J-Roc, Rodney Jerkins o Stargate ha salido un trabajo muy homogéneo, cargado de respeto, alma y perfectamente bailable por el protagonista que no pierde presencia nunca en todo el álbum. 

Pero no todo es producción. La voz de Michael es siempre la protagonista sonora a la que se engarzan innumerables intrumentos, efectos y coros. Michael Jackson dándolo. Porque desde fans, detractores o no-interesados en Jackson se pueden hacer innumerables críticas o halagos a la figura del rey del pop, pero innegable es que como profesional era el auténtico rey: minucioso y cuidadoso con su trabajo, sin descuidar ni un fleco. 

Cierto es que quizá él hubiera cambiado algunas cosas de este disco, habría mejorado muchas y sin duda descartado más de una idea. Porque quizá es un trabajo demasiado efectista al que sólo le faltan los fuegos artificiales, o no. ¿No era Jackson la convivencia entre lo moderno y lo clásico? Así es como le tenemos en XScape: nuestro enorme y eterno rey del pop con una voz pura y raíces profundas volando entre el sonido más moderno y efectista, siendo la estrella que siempre fue.


Al loro con la pista "A Place with No Name"