miércoles, 7 de enero de 2015

Entender a Led Zeppelin


Hay canciones que te ensanchan el alma y luego hay algunas que hacen que el alma se te desborde por los ojos y no puedas evitar llorar como una magdalena cada vez que suena. No sabemos si es la serie de acordes, el punteo, la letra, la intensidad de los músicos, etc. Hace no mucho oía contar a Carlos Sobera (sí, el presentador de 50x15 y Atrapa un Millón) en la radio, que su abuela lloraba inevitablemente cada vez que escuchaba cierta canción de los Beatles, eso sin que su abuela entendiera ni una sola palabra de la letra. ¿Qué tendrán esas canciones?

Todo aquel que me conozca sabe que tengo una pequeña debilidad con Led Zeppelin y una de mis canciones fetiche en ese sentido es desde hace muchos años Babe, I'm gonna leave you.
Tengo que confesaros que bilingüe no soy y aunque la he escuchado cientos y miles de veces siempre pienso pero ¿qué quieres dejarla o no? Nunca lo he sabido, pero esa voz desgarrada de Robert Plant, ese continuo punteo y bajo como una rueda girando, como un pensamiento repitiéndose una y otra vez a lo largo de toda la canción. Casi 7 minutos de llanto con subidas y bajadas de ánimo, desespero y reflexión. Siempre me han puesto los pelos de punta.

Suelen decir que las canciones de Led Zeppelin son complicadas. Que hablan de cosas oscuras y extrañas. Que las escribieron drogados, borrachos y jugando a la ouija incluso. Esta no es una canción de ellos exactamente, es una versión de una canción de Anne Bredon, un tema folk mucho más liviano y sobrio al de Led Zeppelin.

Yo tengo que decir que hoy he encontrado por fin el sentido y significado a cada palabra y nota de esta canción. Amigos ¡qué horrible es entender esta canción!

Creo que cuando entiendes esta canción es como si cayeras en la cuenta de que ya no tienes 20 años. Sí, eres joven pero para empezar, escuchas Led Zeppelin y eso te hace ser un añejo, un "viejoven". ¿O eres un joven con buen gusto?
Pero lo peor de todo es que has vivido demasiado si es que has llegado a entender a los Zeppelin.
Lo bueno de entenderles es que puedes coger una cerveza sentarte a escribir esto y decirte a ti mismo "Joder, estoy más cerca de ellos. ¡Qué grande!" Pero qué bello era no haber tenido que sentir nunca lo que la canción encerraba tras la letra.



Robert Plant de mi corazón abrázame!


No hay comentarios: